Riesgos laborales en la construcción

riesgos laborales en la construcción

En esta oportunidad hablaremos sobre los riesgos laborales en la construcción, el sector con la mayor tasa de siniestralidad de accidentes en el ámbito laboral.

En este sentido, esta alta tasa se debe a diversos factores en los que se destaca la complejidad de las actividades y la variedad de las mismas. A continuación analizaremos algunas de estas actividades y cuáles son los inminentes riesgos del personal de obra, para poder así, determinar las medidas de seguridad que determina la ley para mantener una prevención adecuadas. ¡Comencemos!

Principales riesgos laborales en la construcción

El trabajador de una construcción está expuesto a altos incidentes laborales que ponen en peligro la salud del obrero. Al igual que en otros trabajos, los riesgos para los trabajadores de la construcción suelen ser de cuatro clases: química, física, biológica y social.

Por tanto, de manera resumida, hablaremos sobre las lesiones o enfermedades más frecuentes relacionadas con cada uno de los peligros en obras de construcción.

Riesgos físicos 

Es uno de los riesgos más frecuentes presentes en una obra de construcción en los que se ven involucrados los siguientes factores:

  • Factores atmosféricos: radiación solar, lluvia, frío, calor, viento. La exposición a los diversos agentes atmosféricos puede generar fatiga, sofocación, quemaduras, entre otras.
  • El uso de herramientas y maquinaria pesada: por ejemplo, la implementación de martillos hidráulicos, los cuales generan fuertes ruidos y vibraciones que pueden afectar a los operadores y al personal que se encuentre alrededor.
  • Los trabajos en las alturas donde se requieren del uso de escaleras o andamios para la ejecución de la tarea, implican un alto nivel de riesgo para el trabajador.
  • Riesgo de resbalones o caídas desde los mismos andamios o escaleras, cubiertas, tejados, huecos exteriores o interiores; produciéndose así, torceduras, esguinces o fracturas.
  • Dependiendo de algunas actividades, el trabajador debe realizar esfuerzos adicionales, tomar posturas inadecuadas y movimientos repetitivos, lo cual puede conllevar a enfermedades como lumbalgias y tendinitis.
  • Accidentes ocasionados por falta de orden y limpieza. A menudo se presentan porque se pisa un material que está fuera de sitio.
  • Riesgo eléctrico: la construcción manifiesta un riesgo especial respecto a todo lo que tenga que ver con instalaciones eléctricas. Por lo general, se realizan instalaciones provisionales para poder accionar las máquinas y demás; por lo que las probabilidades de accidentes son mayores.

Riesgos químicos 

  • Es uno de los factores que más afectan al agente de la seguridad, quien es el encargado de evaluar los materiales usados en la construcción, como los pegamentos, las pinturas, los disolventes, el cemento, las resinas epóxicas, etc., los cuales generan ciertos riesgos químicos, dada la composición de los mismos.
  • En este sentido, si estos materiales no son manejados adecuadamente pueden ocasionar lesiones de forma directa (por contacto con la piel) e indirecta (transmisión por el aire).
  • Entre algunas de las enfermedades asociadas a este tipo de riesgo laboral tenemos: la bronquitis; la silicosis, la dermatitis, trastornos de tipo neurológico, entre otros.

Riesgos biológicos 

  • En este tipo de riesgo están implicados los microorganismos que causan infecciones y enfermedades como la gripe.
  • Es importante mencionar, que en una obra de construcción siempre habrá una buena cantidad de trabajadores; por tanto, cuando se presentan este tipo de enfermedades contagiosas puede derivar a un foco importante, afectando a toda la comunidad laboral.
  • Otra fuente importante de riesgos biológicos pueden ser las picaduras de insectos, el contacto con plantas venenosas y las mordeduras de animales, los cuales pueden causar inflamaciones e intoxicaciones y hasta la muerte.

Riesgos psicosociales 

  • Aquí se ven involucradas las relaciones entre los trabajadores y el empleador. Para nadie es un secreto, que en una obra de construcción las jornadas laborales son extensas y extenuantes, por lo que, en ocasiones se pueden presentar alteraciones de la conducta en algunos trabajadores o situaciones por estrés laboral.
  • Es muy común ver que el trabajador se sienta sobrecargado de trabajo y, en ocasiones, sienta que el trabajo es muy complejo, trayendo como consecuencia algunas exigencias adicionales por parte de este.
  • De allí, que el análisis de las capacidades de cada trabajador sea realizado por un experto, tomando en cuenta no sólo las destrezas físicas sino la capacidad mental del mismo. Se debe tomar muy en cuenta la capacidad del trabajador bajo presión, por ejemplo.

Ahora bien, esto es algo que no se realiza mucho en el sector de la construcción, debido a la alta rotación del personal; sin embargo, es una tarea que no se debe subestimar.

Medidas preventivas para los trabajadores de la construcción

La prevención de los riesgos laborales en la construcción debe empezar incluso antes de que inicien los trabajos en la obra. De allí, que el encargado de prevención deba presentarse al lugar para evaluar los posibles riesgos y así, pueda determinar cuáles son las mejores medidas a implementar.

Entre las medidas generales a adoptar, tenemos:

1. Contar con un plan de seguridad y salud.

Es una medida obligatoria en las obras de construcción y se trata  de un documentos en donde el contratista planifica, organiza y controla todas las actividades que se van a llevar a cabo desde el punto de vista preventivo.

2. Adoptar medidas de protección colectiva e individual.

Se deben cubrir las necesidades laborales de todos los trabajadores, como la inclusión de implementos y uniformes adecuados.

3. Capacitar a los trabajadores.

Esta capacitación debe hacerse, en la medida de lo posible, de manera colectiva, así todo el personal sabrá qué hacer en caso de que falte algún trabajador.

4. Informar sobre los riesgos laborales a los trabajadores.

De manera que estos estén atentos y no cometan errores que pudiesen incrementar los riesgos.

5. Mantener las zonas de trabajo bien organizadas.

6. Comprobar que las señalizaciones están colocadas correctamente.

Conclusión

Como habrás podido notar, los riesgos de una construcción son muy diversos, razón por la cual se vuelve indispensable la presencia de un departamento que gestione la seguridad de la obra que sea capaz de atender los riesgos antes descritos.

Te invitamos a que te des una vuelta por toda nuestra web para que aprendas un poco más sobre los riesgos laborales implícitos en cada uno de los sectores.

Esperamos que el contenido aquí plasmado te haya servido. ¡Nos vemos en una próxima entrega!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.